Compartir coche, el auto-stop del siglo XXI

Uno pone el coche, el otro paga la gasolina



Más seguro que el tradicional auto-stop y más barato que el bus, tren o avión. Compartir coche es la nueva manera de viajar. Consiste en colgar un post o anuncio con la ruta, horario y contacto, y esperar a que los viajeros se pongan en contacto con el conductor. Luego los pasajeros pagan el precio fijado al conductor, normalmente el coste de la gasolina.



Este sistema permite ahorrar costes y contaminación, también ayuda a conocer a gente interesante y a recolectar consejos sobre el lugar de destino. No se trata sólo de un sistema de trasporte, pues el conductor no es un chófer, sino de compartir viaje. 

La mayor desventaja de compartir coche es que el viajero no puede elegir la banda sonora del viaje y de vez en cuando toca regetonear durante horas. Es por ello que es importante leer bien el perfil del compañero de ruta.

El sistema de pago depende del país y del la plataforma web desde el que se contacte con el conductor o viajero, a veces es vía pay-pal y otras en efectivo. Los portales más populares en Europa son amovens blablacar y en Norteamérica son amigo express y craigslist.


Artículos relacionados:


Una cama en cualquier parte del mundo