Tour gastronómico y económico por Ámsterdam

Quesos, croquetas y helados


Ámsterdam, capital holandesa, es una de la ciudades más bonitas y románticas de Europa, con sus canales zigzagueando las casas de grandes ventanales y sus puentes ovalados, es por ello que se la conoce como la “Venecia del norte”. Pero no sólo su belleza atrae a los turistas, sino también su política de tolerancia o Gedoogbeleid con respecto al consumo de marihuana dentro y fuera de los coffeeshops, y la picardía del Barrio Rojo.



Ruta gastronómica Bueno Bonito BaratØ 


Esta ciudad abre el apetito, ya sea por recorre su casco antiguo en bicicleta, Ámsterdam tiene uno de los centros históricos más grandes europeos, o pasar un buen rato en un coffeeshop

La primera parte del tour gastronómico BBB es La ruta del queso. Holanda elabora mucho queso debido sus enormes pastos y gran cantidad de vacas, los más populares son el Gouda, el Edam y el Maasdammer pero los Países Bajos producen una gran diversidad de quesos. Todos ellos se pueden degustar de forma gratuita, cortados en taquitos y acompañados de mostaza, en muchas tiendas especializadas en queso como HenriWillig Cheese and More,  Tromp  o el Museo del queso. Por supuesto también puedes comprar queso, aunque es más barato hacerlo en los supermercados, o si un bloque de queso es demasiado para ti, en las tiendas también puedes adquirir una baguette y pedir que te hagan bocadillo.


Otra deliciosa parada es en un FEBO, cadena holandesa de comida rápida que es peculiar por como exhiben su comida, pues las croquetas, hamburguesas, quesos fritos, etc. están expuesto en unas taquillas trasparentes que funcionan como “cajero automático” se introduce las monedas es una rendija y luego se saca el producto. Cada pieza cuestan entre 1,50 y 3,6 €, aconsejo probar las croquetas de ternera saté con mantequilla de cacahuete (1,6 €), toda una delicia.


De postre puedes dejarte seducir por un gofre o waffle recubierto de llamativos colores, en alguna tienda astutamente situada cerca de algún coffeshop, o por un rico helado de cono, por sólo 50 céntimos, además los puedes cubrir con distintos toppings de colores, el más popular y patriótico es el naranja.



Artículos relacionados:

Los helados más grandes de España

En Portugal no hay tapas