CouchSurfing vs Airbnb

Los pros y los contras de CouchSurfing y Airbnb




Una de mis herramientas favoritas para viajar es CouchSurfin, una comunidad en la que los locales albergan a los viajeros completamente gratis. Pero estas vacaciones decidí utilizar Airbnb, ya que iba a ciudades muy populares como Florencia o Roma y al ser navidad creía que iba a tener problemas para encontrar alojamiento en CS.

Las dos organizaciones cumplen el mismo fin, aportar una cama donde dormir a los viajeros. Pero tienen una base y filosofía muy distinta, aquí mi lista de pros y contras:







La filosofía de CouchSurfing (CS) es la de compartir al 100%, los anfitriones reciben a los viajantes para ayudarles en su viaje, enseñarles su región y cultura.

Mientras que el fin de Airbnb es puramente económico, es decir, el host o anfitrión lo hace para gana dinero.


Es completamente gratuito, el viajante no tiene que dar nada a cambio.
Yo normalmente intento cocinar al menos una comida a mi anfitrión, a veces hago la compra y cocino con él o ella y en otros casos yo sola. En otros casos también les he comprado algún libro u objeto de segunda mano, teniendo en cuanta sus gustos y su casa. Pero no hay obligacionista alguna, yo lo hago por que es mi manera de expresar mi agradecimiento.

En cambio en Abrb siempre hay que pagar. En la web los precios están ya fijados y se pagan con antelación vía tarjeta de crédito.
Normalmente una vez hecho el tramite no hay que pagar nada, pero a mí en una de las casas en las que me quede en Roma me hicieron pagar 3.5 € por persona y día como tasa de la ciudad.

En CS, normalmente es el viajante el que se pone en contacto con el anfitrión mediante un mensaje privado, en este mensaje el viajante tiene que "venderse", es decir, tiene que demostrar que ha leído el perfil del anfitrión y exponer los puntos comunes entre ambos para que el host le acepte.
Otra opción es la de poner un anuncio de viaje en el tablón de la zona que se va a visitar, en este tablón el turista marca su ruta y es el anfitrión el que le propone su casa.

Aunque sigue siendo el viajante el que inicia el contacto, aquí el mensaje no tiene porque ser muy elaborado, simplemente hay que decir el número de personan y las noches. Es más, algunas cuentas son automáticas, es como el booking de un hotel, si hay plazas la reserva y el pago se hace automáticamente, mientras que otros perfiles te dan el visto bueno personalmente y pueden decidir no alojar a la persona.

El host es el que tiene el control de la relación, es decir es el viajero el que se tiene que ajustar a los horarios y condiciones del anfitrión.
Eso puede significar esperar unas horas a que el anfitrión termine de trabajar, o no poder dejar las pertenecías al llegar la lugar de destino.

Mientras que en Abnb el turista tiene más poder en la relación. Aunque el momento de encuentro tiene que fijarse por mutuo acuerdo, pues tampoco es como un hotel, no se puede hace el check-in en cualquier momento.

El sistema de CS se basa en los comentarios y el perfil tanto del anfitrión como del viajero. Todos los perfiles tienen que estar rellenos con la información del usuario, las aficiones, las condiciones del usuario. Además están los comentarios, que son la base de la comunidad. Los comentarios pueden ser positivos, neutros o negativos y hay tanto del anfitrión al huésped como viceversa.
Un buen perfil es difícil de conseguir y lleva tiempo, si alguien entra a la comunidad sin respaldo de copropietarios le va a costar un poco empezar.

Todos los perfiles tienen comentarios, pero los único que importan son los de los usuarios a los anfitriones y no es sólo acerca de la persona sino también sobre la casa, el anuncio, la comunicación, la limpieza, etc.
Crear un buen perfil para el anfitrión es tarea ardua, pues tiene que tener buenas referencias de los huéspedes, pero en cambio a la mayoría de los usuarios no les importa el perfil del viajero, solo les importa su cuenta bancaria.

Se elije a la persona por las referencias o las aficiones comunes, y no se elije tanto la casa, o al menos yo lo hago así.
Hay todo tipo de CS, hay gente que deja su casa entera, otros una habitación, otros una habitación para que los viajantes se conozcan o no, otros un sofá, una hamaca,una tienda de campaña, etc

En Abnb lo que se elije es la casa, y esta puede ser: una habitación,una casa, un sofá... Y el perfil del propietario es secundario.

Es muy difícil hacer CS si viajas en grupo, con niños o con animales de compañía.
Es recomendable hacerlo solo o con una pareja o amigo.


En cambio Airbnb es ideal para grupos, pues sale mucho más barato que un hotel y se puede alquilar toda una casa. Además es muy práctico para niños, si alquilas toda la casa, pues tienen espacio para jugar.

Cocinar con mis anfitriones es una de mis partes favoritas de CS, pues mediante la cocina uno puede compartir su cultura.
En CS he aprendido a cocinar couscous y tajine, en Maruecos o un asado en Argentina.
Además la mayoría de las cocinas están abastecidas de condimentos y utensilios de buena calidad.

Son muchas de las casas de Airbnb las que ofrecen la cocina y sus utensilios a sus anfitriones, pero normalmente no puedes usar sus especias y no se cocinan con los locales.

Aunque muchos de los anfitriones dan sabanas y toallas, otros te piden que las traigas. Normalmente si eres un mochilero siempre viajarás con el saco de dormir y algún tipo de toalla.

En cambio en Airbnb como se supone que es como un "hotel" te tienen que dar sabanas y toallas. Aunque no tienen porqué darte jabón ni zapatillas de andar por casa.

No hay ninguna política de cancelación, pero por respeto y sentido común se supone que una vez aprobada la solicitud no se puede cancelar a no ser que pase algo de fuerza mayor.

que hay una política de cancelación remunerada para ambas partes, es decir, si te cancelan te tiene que devolver más dinero del que pagaste, por las molestias, pero ese dinero solo te vale para gastártelo en la web. Y si el turista es el que cancela, este tiene que pagar una parte o su totalidad, depende de la casa elegida.
Estas últimas vacaciones “gane” una noche y media gratis.

La única información fiable que hay son los comentarios de otros usuarios.

Además de los comentarios, el anfitrión puede pedir un depósito inicial y el viajero sabe que si pasa algo puede denunciar al anfitrión a través de la web.

Es muy difícil conseguir alojamiento de un día para otro. Pues hay que leer bien los perfiles, mandar un mensaje personalizado y esperar la respuesta.
Pero es posible, pues se puede colgar un post en el grupo de la cuidad o zona en la que se busca alojamiento pidiendo ayuda y tal vez alguien te invite a su casa.

En Airbnb tampoco es fácil, pues no puedes comunicar directamente con los anfitriones, se tiene que pagar primero, y luego esperar 24 horas a que te aprueben. Pero algunas cuentas tienen aprobación automática.

Si haces CS siempre vas a conocer a gente, conversar con ellos e incluso conocerás a otros viajeros.

Mientras que en Airbnb se trata más de negocio. En primer lugar depende de si es una habitación o si es una casa lo que se alquila, pues si es una casa obviamente el anfitrión no va a entrar a tomarse un café. Y si es un cuarto lo que se renta, depende mucho de la filosoa del anfitrión y del viajero.

Si se busca estar a solas o descansar, CS no es una buena opción. Pues se trata de interaccionar con tu huésped cuando estás en su casa, no de entretenerlo, pero sí de al menos hablar un poco con él.

En cambio Airbnb es ideal para tener intimidad o relax total, es decir puedes llegar a la casa y meterte en tu habitación sin la necesidad de hablar con nadie.

Quien mejor que enseñar la ciudad o aconsejar sobre ella que alguien del lugar.
La mayoría de los consejos que escribo en Bueno Bonito Barat0 fueron consejos que me dieron mis host: El tour de Medellín me lo aconsejó Aron, visite el mercado de Casablanca con Benua, comí enormes helados en Santander por que Guillermo me lo aconsejó, y un largo etcétera que pronto escribiré.


Conocer la cuidad depende del host y de las preguntas que se hagan al llegar.
De las seis casas en las que me quedé, estas últimas vacaciones, sólo dos anfitriones me dieron información interesante sobre la cuidad y tres me dieron un mapa.

CouchSurfing tiene mucho más que couch, un sofá en el que dormir. Hay comunidades en cada localidad, se hacen reuniones con locales y viajeros, no hace falta que tengas experiencia o que hayas alojado a nadie antes, son simplemente reuniones, para ir a tomar algo, cenar, tomar fotos, hacer excursiones, escalada, hay mil grupos distintos. Y cuanto más grande es la cuidad mas actividades hay.

En Airbnb no hay nada más.



Conclusión, si eres aventurero, con mucho tiempo y unas vacaciones abiertas, CS es ideal para ti. Pero si buscas algo un poco más convencional pero económico y hogareño, opta por Airbnb. 


Artículos relacionados: