Soy mujer y viajera


Dibujo de Natalia Alterna


Soy mujer y viajera, lo uno no eclipsa a lo otro. He viajado sola, en compañía de otra mujer - que no es lo mismo que viajar sola-, con amigos, con familiares y en pareja.
He viajado con sandalias, botas, deportivas, vestidos largos, mini faldas, vaqueros, shorts, pantalones piratas, leggings, jerséis de cuello vuelto, palabras de honor, camisetas, ponchos …. Me imagino que estarás pensando: “Y a mí qué me importa cómo vayas vestida cuando viajas” Pues eso, la ropa es un hecho no que tiene mayor relevancia.

He viajado en autobús, en avión, en tren, a dedo, menos conduciendo -porque no tengo carné-, de todas las maneras.

Me he hospedado en casas de amigos, hostales, hoteles, he hecho Airbnb, CouchSurfing (comunidad online en la que locales albergan a viajeros sin conocerse), he dormido en tiendas de campaña, en aeropuertos … Y de esto, la única conclusión que puedes sacar es que viajo "a lo mochilero.

Por ser mujer y mochilera no soy menos víctima. Si un día, espero que esto nunca pase, una persona se cruza en mi camino y decide atacarme; sus actos no estarán justificados: ni por mi género, ni por mi vestimenta, ni por nada.

Seamos claros, Marina Menegazzo y Maria José Coni, viajaban juntas (que no solas) y fueron asesinadas en Montañita, Ecuador. Este es un hecho terrible y no es justificable por nada. Ni por viajar a dedo, ni por llevar bikini y por ser mujer mochilera.

Desafortunadamente cosas así pueden pasar en todas partes y haciendo cualquier cosa (yendo a la escuela, esperando el bus, comprando flores…) y peor aún, el atacante puede ser cualquiera (un profesor, un familiar, un amigo, el panadero, una pareja ...).

Mi consejo es: no dejes de cumplir tu sueño (viajar, estudiar, trabajar, caminar “sola”, bailar) por miedo.

Feliz día Internacional de la Mujer, caminemos todos juntos hacia la igualdad de género.

#NiUnaMenos