El número 13 y los aviones

Es difícil que a uno le toque sentarse en el asiento 13A en un vuelo, que un avión salga de la puerta de embarque 13 o que uno se quede en la habitación XIII -o la planta decimotercera- de un hotel, pues son muchas las aerolíneas, aeropuertos y hoteles que han suprimido el número 13 debido a los viajeros supersticiosos.

Los aviones de Ryanair pasan de la fila 12 a la 14

Incluso en la compañía aérea de Ryanair, que demostró que no es supersticiosa al elegir letras amarillas para formar su nombre, no tienen fila 13 en sus aviones. 

Según Iberia se trata de “algo tradicional” y señaló, vía Twitter, que “nunca” ha ofrecido esa fila a sus pasajeros en sus 90 años como compañía.
Además, refranes como: “martes 13, ni te cases ni te embarques” incentivan la triscaidecafobia o el miedo por el número 13.


Como en toda superstición, no hay una razón lógica detrás del miedo por esta cifra. Hay quien lo remonta a la Biblia, pues en el capítulo 13 de la Apocalipsis aparecen dos bestias que dan pie al fin del mundo y que el día de la última cena eran 13 los asistentes -los doce apóstoles y Jesús-.


Mientras que en la mitología nórdica, el mal fario del número está relacionado con la muerte del dios Balder. Pues según reza la historia, Balder fue asesinado con una lanza hecha de muérdago (su kriptonita) frente a 12 dioses.


En días como hoy -viernes 13- hasta la bolsa se ve afectada por este mal fario. Ya que se dice -aunque los datos no lo demuestran- que en esta fecha siempre se cierra en números rojos.

El lado positivo de estos temores es que algunas compañías reducen ligeramente el precio de sus vuelos el viernes 13 (es como el martes 13 en los países anglosajones). Esto, en ocasiones, también se da en las fechas que coinciden con tragedias aéreas. Un día volé de Cartagena de Indias a Medellín (Colombia) por 10 dólares un 11 de septiembre.


¿Será que los viajeros somos supersticiosos?